7 de diciembre de 2008

Aniversario de La Reina Infinita, JOVITA FEIJO inmortalizada por el maestro DIEGO POMBO



Aniversario de Jovita, la ‘Reina Infinita’En el marco de la celebración del 38º aniversario del fallecimiento de Jovita Feijó, uno de los más queridos y recordados personajes de Cali, el artista Diego Pombo preparó una edición especial en formato pequeño de la escultura Jovita Reina Infinita, réplica de la escultura instalada en la plazoleta del Parque de Los Estudiantes, entre la Calle 5ª y la Carrera 15, frente al Colegio Santa Librada.
Esta obra artística ha sido elaborada en resina de poliéster sobre una base de madera pintada con pintura acrílica. Se trata de una edición de 100 ejemplares firmados y numerados por el autor.La celebración del aniversario se llevará a cabo el 15 de julio en la Casa Proartes y estará acompañada de otros eventos en los que intervendrán artistas de varias disciplinas en escenarios como la plazoleta de Jovita, el Teatro Salamandra y la Casa JF. Revista ACCION, Ediciòn 098, Julio 2008.

Diego Pombo da los últimos retoques a la mujer que un día besó. Foto: José Luis Guzmán.
Biografia:
Este personaje, que nació en 1910, fue inmortalizado por Diego Pombo en una escultura que se instalada en el Parque de los Estudiantes. Desde el 2004, Pombo ha venido haciendo trabajos con relación a esta célebre mujer y un año después realizó una exposición antológica en la Tertulia. "Me documenté mucho con fotografías de la época y la conocí personalmente”, aseguró el escultor, quien relató que fue un beso lo que marcó el encuentro entre los dos hace 40 años.

Jovita“Todos los días atravesaba la Avenida Colombia y una de esas tardes me encontré a Jovita y la ayudé a pasar la calle. Ella me compensó con un beso, que yo conservé todo el día para mostrárselo a mis compañeros de estudio cuando estaba en tercero de bachillerato en el Politécnico, que quedaba donde hoy es el CAM”, recordó con alegría en el rostro.
Feijó fue un personaje peculiar no solo por su falta de cordura, según la historia, sino por su especial gusto para vestir y decorar sus trajes con joyas y accesorios. Cuenta el artista, que las señoras de la alta sociedad le regalaban trajes de noche e incluso Jovita llegó a tener colección de coronas.
También “se codeaba con los ricos de Cali, los grandes como los Aristizábal, la gente del Peñón, de Santa Teresita, de San Fernando Alto. Ellos eran quienes la vestían”, replicó Heyder Agudelo, otro de sus admiradores. Su mania era creerse reina todo el tiempo y la sociedad caleña reafirmaba su papel, porque no era sólo la gente del pueblo la que le decía su majestad sino todos los que la conocían. Dicen, quienes la conocieron, que a Jovita Feijó nunca le faltó un palco permanente en la Plaza de Toros de Cañaveralejo, también era la primera candidata en el desfile de cada 28 de diciembre y en su rol de 'líder del pueblo' atendía los pedidos y quejas de la comunidad para transmitírselos al gobernador o alcalde de turno.

Ella nunca necesitó invitación para los eventos de más 'caché' en la ciudad, siempre era bienvenida. Este ícono de Cali ha sido fuente de inspiración para artistas como el fotógrafo vallecaucano Fernell Franco y el actor Iván Montoya, quien encarnará a este personaje en el desfile de carrosas del próximo 28 de diciembre.

La reina de reinas No se sabe a ciencia cierta donde vivió, pero versiones de quienes la conocieron en su época mencionan barrios como Mariano Ramos, Belalcázar o San Nicolás. Eso sí, era originaria de Palmira.
La leyenda la muestra como una mujer de ojos verdes profundos, delgada, de casi 1.68 metros de estatura y con un evidente toque de elegancia en cada traje y joya que usaba. Su recuerdo permanece intacto en la memoria de muchos caleños, pero el momento más marcado fue el día de su entierro. “Fue el más multitudinario de su historia, pues fueron 15 cuadras desde La Ermita hasta el Cementerio Central totalmente llenas de seguidores, el 15 de julio de 1970 ”, según Pombo. Por eso en Jovita Feijó es considerada la reina de reinas. Su nombre nunca pasará de moda y hoy la Feria de Cali, en sus 50 años, la exhalta como símbolo inolvidable de la ciudad. Fuente : EL PAIS,CaliBuenanota.com dic 25 2007.